Los especuladores y la derecha contra nuestra moneda

“… A pesar de los intentos del bloque conservador de crear un ambiente de nerviosismo en los mercados con motivo de la reforma constitucional al Poder Judicial, en el país hay estabilidad… la reforma a la Carta Magna, enviada el 5 de febrero al Congreso de la Unión, garantiza la elección democrática de jueces, magistrados y ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación… Lo que queremos es quitarles a los delincuentes un poder que tiene que estar al servicio del pueblo, impartiendo justicia. ¿Qué no en muchos casos las resoluciones tienen que ver con los intereses de la delincuencia organizada y de la delincuencia de cuello blanco?, ¿cómo se enfrenta eso?, ¿cómo se purifica la vida pública? Con el método democrático, con la participación de la gente, que el pueblo los elija”.

Presidente Andrés Manuel López Obrador. Conferencia matutina. Junio 14 del 2024.

El mandato que el pueblo dio en las urnas el pasado 2 de junio coincide plenamente con el proyecto de Nación enarbolado por la Dra. Claudia Sheinbaum Pardo e iniciado por el presidente López Obrador tras su triunfo en julio del 2018. Es decir, el pueblo reiteró su respaldo, otorgado de manera consistente durante casi seis años, al gobierno que ha sentado las bases de la transformación de un régimen otrora benefactor solo de una minoría oligárquica. 

Los contrastes entre los gobiernos neoliberales y la Cuarta Transformación se pueden constatar en la realidad que la mayoría de los mexicanos viven en su cotidianeidad. Los cambios de la administración actual requieren un análisis profundo para su cabal comprensión. No solo por las magnas obras icónicas de las que más se habla, sino también la diversidad de acciones emprendidas desde el nivel comunitario en las que han estado involucradas sus propias poblaciones.

El empoderamiento del pueblo se ha expresado en la recuperación de su poder adquisitivo, así como de los beneficios que los derechos sociales se traducen en su vida diaria. Poco a poco, la participación de millones de mexicanos excluidos se ha incorporado al mercado interno lo cual ha generado un círculo virtuoso del cual se beneficia la mayoría de la población, aunque también la minoría empresarial. 

Sin embargo, la narrativa mediática y sus voceros mantiene la misma postura. Para la derecha nada ha cambiado después del 2 de junio. Para los conservadores el pueblo se “equivocó” y lejos de expresarse con libertad y segura de lo que decidió se ha colocado las “cadenas” de las que otros “ya los habían liberado”. El pueblo se sometió “al autoritarismo en lugar de optar por la libertad y la democracia.” En contraste, esos mismos opinólogos anti 4T muestran desazón y no atinan a sostener una, al menos una, argumentación que explique lo ocurrido. Les comparto un video de los muchos que circulan en las redes sociales en donde las caras de esos “finísimos comentaristas” hablan por sí mismas. https://www.facebook.com/share/r/P3vceYBH91wKLm7r/?mibextid=0VwfS7

Pues esa “pléyade” de opinólogos se ha lanzado en los últimos días a la insidia dirigida a provocar desconfianza entre quienes los escuchan y atienden a sus mensajes en los medios de manipulación masiva. Para ellos, el peso ya se “desfondó”. El súper peso el cual, por cierto, según estos comentócratas, había logrado esos niveles históricos impulsado por variables internacionales y no debido al manejo de la economía moral, característico del gobierno actual, se ha “desvanecido”. 

El paso de la cotización dólar estadounidense-peso mexicano de $16.65, el 27 de mayo, a $18.53, el 17 de junio, según los “expertos económicos”, de los medios de desinformación, ubica a nuestra moneda en su “verdadero valor” el cual, afirman, “seguramente seguirá” subiendo aún más.  Pero detengámonos un momento para revisar el registro de la cotización entre ambas monedas publicado en el sitio en internet del Banco de México. Tomemos como referencia las dos fechas mencionadas, o sea, un día antes del cierre de las campañas electorales de las candidaturas a la presidencia de la República y dos semanas después del día en que los votantes concurrieron a las urnas, con la finalidad de contar con algunos elementos que ayuden a aclarar la situación, basado en hechos, y no en el discurso derechista.

Primero. El aumento del precio del dólar frente al peso fue incrementándose, solamente algunos centavos o varias decenas más, desde los últimos días de mayo hasta el día siguiente de las elecciones. De hecho, del 27 al 28 de mayo hubo un aumento de 9 centavos, podría afirmarse que la conclusión de las campañas incidió en ese incremento al pasar de $16.65 a $16.74. En un solo día, del 28 al 29 de ese mes, el peso bajó a $16.95 por dólar, es decir 21 centavos más que el día anterior. Pero el incremento más notable fue el ocurrido al día 3 cuando ya el dólar estaba en $17.63, o sea después del 2 de junio ya fueron 62 centavos más. En una semana el dólar había incrementado su valor en 98 centavos. 

El apoyo dado por el pueblo a la continuidad con cambio incidía en la cotización. Los mercados iniciaban la especulación en torno a nuestra moneda ante el triunfo del Plan C y lo que ello representaba en cuanto a su deslizamiento a la baja. La mayoría votante estaba refrendando su confianza y avalando la construcción del segundo piso de la 4T. 

Segundo. El siguiente periodo comprende del 3 al 17 de junio. El peso pasó de $17.63 a $18.53 por dólar, es decir 90 centavos más. Si comparamos los incrementos del precio del dólar entre los ocho días previos considerados arriba, con los quince transcurridos hasta el lunes pasado, veremos que hay una diferencia menor en el aumento ocurrido en los días previos al 2 de junio a los posteriores a esa fecha: 98 centavos, frente a 90, respectivamente. https://www.banxico.org.mx/tipcamb/tipCamIHAction.do

Asimismo, del miércoles 12 de junio, día en que el dólar se colocó en su máximo precio de las últimas semanas al pasar de $18.44 a $18.78, en un solo día, al lunes 17 se ha estabilizado en promedio en poco más de $18.53, cuando los tres días anteriores se registraron valores que rondaron los $18.46. Para el mediodía del martes 18 el dólar se cotizaba a $18.42, o sea menos 4 centavos con respecto al día anterior. https://www.banxico.org.mx/tipcamb/tipCamMIAction.do?idioma=sp

En este contexto, se produjo una declaración del Banco de México en el sentido de que podría intervenir en el mercado en caso de “ser necesario ante el movimiento que ha reflejado el peso”, lo cual produjo una disminución del aumento del dólar y una tendencia a la estabilización del valor de nuestra moneda. 

Esto es significativo ya que con posterioridad al 2 de junio las reformas constitucionales propuestas por el presidente López Obrador al Congreso de la Unión, el 5 de febrero pasado, ocuparon el centro de la atención, en particular la reforma al poder judicial. Tanto el presidente y la virtual presidenta electa, como legisladores de Morena enfatizaron en que una de las primeras reformas a nuestra Carta Magna será precisamente aquella.

Ante la ola de desinformación que ha insistido en sembrar duda e incertidumbre, y luego de la especulación de la que ha sido objeto nuestra moneda, Claudia Sheinbaum propuso abrir la discusión y análisis del contenido de la reforma al poder judicial a sectores sociales vinculados al tema, así como realizar una encuesta popular. López Obrador apoyó esas propuestas haciendo un llamado a la población a contribuir en el debate a través de foros, consultas y encuestas, para que haya elementos suficientes durante el análisis y discusión en el Congreso de la Unión programados para septiembre, una vez que se inicien los trabajos de la nueva legislatura.

A propósito de la encuesta, el lunes 17 del mes en curso, en su conferencia del medio día, la Dra. Sheinbaum dio a conocer los resultados presentados por dos empresas dedicadas a estudios demoscópicos, y de una tercera por parte de la Comisión de encuestas de Morena. El criterio de selección de Enkoll y De Las Heras, fue el haber estado más cerca del resultado de la elección presidencial, como lo informó la propia Claudia Sheinbaum. La metodología fue cara a cara en vivienda y se aplicaron en promedio alrededor de 1,300 cuestionarios y se llevó a cabo el fin de semana del 15 y 16 de junio. 

Destaco solamente tres de los resultados en igual número de cuestionamientos. A la pregunta de si sabe o ha escuchado qué tanta corrupción existe en el poder judicial, las respuestas a todos los ministros, magistrados y jueces son corruptos y la mayoría lo son, sumaron: Enkoll 58%, De Las Heras 61% y la Comisión de encuestas de Morena 55%. En cuanto a la pregunta de cómo cree que deben ser elegidos los ministros de la Suprema Corte los resultados de por el pueblo de México fueron: 68% De Las Heras, Enkoll 75% y la Comisión de encuestas 75%. Finalmente, a la pregunta de si usted tuviera la oportunidad de votar para que se llevara a cabo una reforma al poder judicial, votaría a favor o en contra: en favor 81% De Las Heras, 82% Enkoll y 85% La Comisión. 

Como lo hizo notar Claudia Sheinbaum la mayor parte de los porcentajes, antes expuestos, rebasan el porcentaje de votos obtenidos en su elección, lo cual es un buen indicativo del consenso que existe entre los mexicanos acerca de la necesaria reforma al poder judicial. Les comparto el enlace para que puedan revisar con detalle los resultados completos. https://youtu.be/GyDTCnBKxbo?t=183

Cabe recordar que al triunfo del presidente López Obrador, el 2 de julio de 2018, el tipo de cambio pasó de $19.87 por dólar, el viernes 29 de junio de 2018, a $20.05 el lunes siguiente a la elección, es decir el peso bajó 18 centavos. En el caso de Peña Nieto, entre el 29 de junio y el lunes 2 de julio nuestra moneda tuvo una ganancia de 0.20%, aunque de lunes 2 a martes 3 hubo una depreciación de ese mismo 0.20%. Mientras que, con Felipe Calderón, en 2006, el viernes 30 de junio el tipo de cambio cerró en $11.30 por dólar y el lunes después se cotizó en $11.10, es decir menos 20 centavos. 

Llama la atención que al asumir la presidencia Peña y Calderón, aun y cuando fuese resultado de fraudes o precisamente por ello, la inestabilidad del peso no se mostró como ahora tras la elección legítima, justa y mayoritaria de la primera presidenta de México. Está claro que los especuladores actúan en función de si los candidatos triunfadores le son afines a sus políticas económicas o no. O bien desestabilizan los mercados cambiarios si la presidencia del país será ocupada por un candidato electo popularmente para llevar a cabo transformaciones al orden oligárquico neoliberal.

El presidente se muestra optimista acerca de las presiones especulativas contra el peso. En la mañanera del 14 de junio afirmó que, a pesar de los intentos del bloque conservador de crear un ambiente de nerviosismo en los mercados con motivo de la reforma constitucional al Poder Judicial, en el país hay estabilidad… 

Asimismo, en su conferencia del lunes 17 López Obrador reiteró que no tiene la menor duda de que hace falta la reforma al Poder Judicial. Al referirse a un artículo aparecido en un periódico famoso que, en referencia a la democracia en México, señalaba: ‘Sí, sí, sí, la democracia, pero no tanta’, o sea, la crítica está en que, según ellos, hay mucha democracia. Y respondió el propio AMLO: … No, no, no, es democracia como se define, como se entiende. Que el pueblo sea el soberano, que el pueblo decida, que el pueblo elija, que el pueblo mande, y que sea efectivo el sufragio, y que el voto sea igual para todos…es así la democracia. Pero eso no existía en el caso de México. Por eso hablan de que es mucha democracia, porque, si existía, estaba acotada y servía nada más de fachada.

Hacemos comunicación al servicio de la Nación y si así no lo hiciéramos, que el chat nos lo demande.

Salir de la versión móvil